martes, 2 de marzo de 2010

Medio Ambiente constata la mejora de la calidad del aire de la zona de influencia de la central térmica de Andorra

2.3.2010.

 


En Aragón Liberal

La directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Marina Sevilla, asistió a la comisión de vigilancia y control medioambiental de la zona

Según los informes presentados en la comisión, se han reducido un 92% las emisiones de dióxido de azufre y un 70% las de óxidos de nitrógeno y partículas desde 2006


La comisión de vigilancia y control medioambiental de la zona Los Puertos-Maestrazgo/Els Ports-Maestrat , encargada del seguimiento de la calidad del aire en el área de influencia de la central térmica de Andorra (Teruel), ha constatado una importante mejora en la calidad del aire en la zona.
La directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Marina Sevilla, asistió la pasada semana a la reunión de esta comisión que se reúne periódicamente, además del director para el Cambio Climático de la Generalitat de Valencia, Jorge Lamparero, que preside esta comisión, responsables de Endesa, así como representantes de entidades locales de la comunidad valenciana y organizaciones ecologistas.


En el transcurso de esta comisión se presentaron  los últimos datos de emisiones atmosféricas de la planta, quedando de manifiesto el descenso significativo de las emisiones de dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas en el periodo 2006-2009 en la planta. De acuerdo a los informes presentados, las emisiones de SO2 se han visto reducidas un 92% respecto al año 2006 y aproximadamente un 70% para las emisiones de NOx y partículas.


La central dispone de una red de control de inmisión (9 estaciones de medición de contaminantes), conectada a la red autonómica de control, que permite realizar la vigilancia y seguimiento del estado de la calidad del aire en una zona muy amplia, considerada como de influencia de la central. Gracias a esta red se puede asegurar que los valores de inmisión para óxido de azufre, óxidos de nitrógeno y partículas están por debajo de los límites legalmente establecidos y, en lo que se refiere al ozono, hasta la fecha no se ha superado el umbral de información legalmente establecido.

La central térmica de Andorra cuenta desde 2007 con autorización ambiental integrada (AII), dando cumplimiento a la normativa europea sobre control integrado de la contaminación. En ella se recogen todas las exigencias ambientales de la central y los límites legales de obligado cumplimiento. Dispone también de autorización de emisión de gases de efecto invernadero (GEI).


La empresa ha realizado importantes mejoras en la planta para ir adaptándola a las exigencias medioambientales, fundamentalmente en materia de protección atmosférica, como un sistema de desulfuración para el tratamiento de los gases ácidos procedentes de la combustión de carbón. Este sistema proporciona rendimientos de eliminación del dióxido de azufre superiores al 94 %, cumpliendo sobradamente los exigentes límites legales establecidos por la normativa ambiental. Asimismo, se han sustituido los quemadores existentes por quemadores de baja emisión en óxidos de nitrógeno y se han introducido mejoras significativos en los electrofiltros, equipos utilizados para la eliminación de las emisiones de partículas. Estas actuaciones ambientales han supuesto unas inversiones superiores a los 180 millones de euros.