viernes, 16 de febrero de 2007

Cena coloquio con Isabel Julián, Presidenta de la Asociación Aragonesa de Mujeres Empresarias (ARAME)


Cena coloquio con Isabel Julián, Presidenta de la Asociación Aragonesa de Mujeres Empresarias (ARAME) y Secretaria General de la Organización Nacional de Mujeres Empresarias (OMEGA).

Aragón Liberal.- Algunos apuntes sobre la mujer empresaria, de manos de Isabel Julián, presidenta de ARAME, mujer emprendedora, con una vida llena de "vidas", de retos asumidos y logrados.

16/02/07




Cena coloquio con Isabel Julián, Presidenta de la Asociación Aragonesa de Mujeres Empresarias (ARAME) y Secretaria General de la Organización Nacional de Mujeres Empresarias (OMEGA).

Ayer me invitó José Clemente Huguet a asistir a la cena coloquio con Isabel Julián. Es una actividad que organiza un grupo de jóvenes abogados cada dos meses en el Hotel Don YO. Agradecí el gesto y además, ahora, agradezco el haber podido escuchar a esa mujer excepcional.

Me prometí poner algunos apuntes de la tertulia en Aragón Liberal, porque su ejemplo podrá ser muy útil a mujeres y hombres que estén pensando crear su propia empresa o que quieran mejorar su actividad empresarial.


En su trayectoria profesional, ha sido, entre otras cosas, Directora de la Residencia Universitaria Femenina Seglar "Los Robles" y desde 1974 dirige el centro de formación "Trinity School of English". Pero lo que la caracteriza fundamentalmente es que es una mujer inquieta y con fundamento, emprendedora y con equilibrio mental para poner por obra sus ideas.

Eso se manifiesta cuando nos da unas claves para entender su trayectoria, la trayectoria de una vida que son muchas vidas en una sola persona, muchos papeles, muchos lugares y muchas metas alcanzadas. La persona vista como un ser por etapas que no se eterniza en los logros sino que está dispuesta a decir que sí a los nuevos retos. Hay que saber decir que sí, lo que es más difícil que el cálculo, la prevención y el esperar mejor ocasión. Las oportunidades están ahí. El empresario que triunfa ha de reconocer el momento: la casualidad descubierta, el ser la persona adecuada en el momento adecuado. Pero en ese momento el sí hace que los sueños sean realidades.

De la mujer de hoy en España sólo un 3% está en puestos directivos, pero la vida es imparable. En Japón de seis empresas nuevas cinco son iniciadas por mujeres; en España el 45% de las nuevas empresas son retos asumidos por la mujer.

Sin embargo el camino es largo. Alguna de las jóvenes presentes afirma que gracias a pioneras como Isabel Julián ellas lo tienen más fácil, que el camino de la mujer ya no es únicamente el hogar. Divagamos y todos asentimos que el camino de hombre y mujer es dipolar: trabajo y familia pero ambos. Y eso hace que el proyecto común es un proyecto de dos, pero ambos comprometidos en los dos frentes: el hogar es tarea de dos; la profesión también. Y es preciso buscar la conciliación que siempre supone tensión.

La tensión no es mala, es la que permite solucionar los conflictos, priorizar las actuaciones, centrar la vida a un objetivo superior.

Consejos para las mujeres, pero también para los hombres empresarios: las capacidades están para desarrollarlas. Y lo normal es tener capacidad de generar, luego la familia y los hijos, en ambos casos suelen ser parte del proyecto vital.

En el ámbito empresarial es clave del éxito tanto el aprovechar la oportunidad como el marcarse metas adecuadas a la capacidad personal. Hay muchas formas de inteligencia, la inteligencia matemática de la ingeniera le marca un camino; otras son más intuitivas; tienen facilidad de relación; de idiomas; con las manos. El conocerse es importante.

Retos: los sueldos de las mujeres en igualdad de condiciones son menores, ellas trabajan por media 2,45 horas más que el marido y además suelen tener todavía poco trabajo compartido en el hogar por el marido; las mujeres, y es razonable, cuando los hijos tienen de cero a 3 o 4 años tienen el paréntesis familiar.

¿Y la liberación de la mujer? Hablando claro, a la mujer la han liberado "los ingenieros", los electrodomésticos han reducido la esclavitud de las tareas del hogar.

Terminamos con una idea clave: El proyecto vital de una mujer casada es, como el de un hombre casado, un proyecto de dos. Y deben ambos apoyarse para hacer fructificar sus cualidades en el ámbito profesional y familiar.

Paradoja: hoy un "buen partido" no es una "fortuna", es una profesión. Hoy la mujer inteligente es "atractiva", porque puede aportar más al proyecto familiar.

La tertulia fue mucho más larga y amena, y me he dejado muchas cosas en el tintero pero creo que este resumen puede sernos de utilidad.

Ver en www.aragonliberal.es